Opinión
De lo que estoy seguro es que gane quien gane, muy pocas cosas cambiarán en Estados Unidos...y menos en el resto del mundo, por ello creo que no hay nada que temer.​
Pues eso, tengo un sueño y espero que en esta semana que empieza se cumpla y que la terminemos curados, por lo menos, de una de las pesadillas que nos amenazan.

De niño siempre me decían: “si vales, estudia una carrera de ingeniería o de medicina, y si no, pues vete a letras, que mejor eso que nada”.

Es la eterna dicotomía entre el mero entretenimiento y el peligro de poner en marcha el engranaje más peligroso del ser humano: el pensamiento.
Me dedico a la docencia y puedo asegurarles que el comportamiento de nuestros jóvenes estudiantes está siendo ejemplar en el inicio del curso más raro que jamás hayamos vivido.
El Sr. Vicepresidente segundo nos ha dado más bien un verano llorón y escabroso, así que me interesa más el fondo de lo ocurrido entre el Partido Popular
Aunque sean conceptos míticos y en apariencia ingenuos, lo cierto es que en mi opinión siguen siendo sugerentes para reflexionar sobre acontecimientos de la actualidad.

La psicología evolutiva señala que  “juzgar lo que tenemos hoy con lo que ha pasado hace siglos es de una incultura tan grande, que habría que explicar que los tomates no nacen en un supermercado”. 

“Ya está, ya ha pasado… el Gobierno ha decidido dar una paguita a todos los vagos, los extranjeros y a las que acudieron al 8M infectando el coronavirus a todo el país.”

¡Tarde te amé, hermosura tan antigua y tan nueva, tarde te amé! Tú estabas dentro de mí y yo fuera, y por fuera te buscaba; y deforme como era me lanzaba sobre estas cosas hermosas que tú creaste! (…) Confesiones. San Agustín.

Se supone que tengo que escribir una columna con aire veraniego, una columna alegre y soleada, donde las palabras se vistan de bañador y se pongan factor 50.