03:11h.   sábado, 11 de julio de 2020

DEPENDE

Y de repente pasamos del confinamiento al letargo estival de la estupidez llamada “nueva normalidad”. Regresan extemporáneos el fútbol,  campañas electorales y las mascarillas sudadas.

Publicidad

I can’t breathe

De las múltiples ventajas de nuestra época, amén de los avances médicos, la que más me intriga es la interconexión, la inmediatez y la globalidad. 

La fría estadística

Millones de ciudadanos estamos siendo testigos de su ineptitud en tiempo real

Por ellos, por nuestros mayores

La más cruel injusticia se ceba precisamente con nuestros mayores que de niños conocieron la desolación y la barbarie.